Para que te presten atención Para que te presten atención
Así contaba el Rabí de Apta: Un día noté que desde el cielo no me prestaban atención. Sentí que desfallecía y me apené profundamente.... Para que te presten atención

Así contaba el Rabí de Apta:

Un día noté que desde el cielo no me prestaban atención. Sentí que desfallecía y me apené profundamente. En pleno proceso de tristeza fui observando que tampoco en la tierra se me presta atención. Ni las aldeas cercanas a mi ciudad. Ni la gente de mi ciudad. Descubrí que la gente de mi casa tampoco sabe de mí.

Que te presten atenciónLargo tiempo reflexioné sobre este doloroso tema. ¿Qué hice? Procuré que mi mujer se acercara a mí. Después me congracié con mi hijo. Noté que el resto de la gente de mi casa comenzaba a atenderme. Más tarde resultó que los hombres de mi ciudad ya me simpatizaban. Luego, las aldeas cercanas. Así conquisté amigos en toda la tierra.

Cuando la tierra toda me prestó atención, entonces supe que también el cielo lo hacía.

Fuente: Jaime Barylko, Cabalá para todos (Buenos Aires, Zeta, 2011), pág. 245.

No hay comentarios hasta el momento.

Sé el primero en hacer un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *